La formación del perfumista

La entrada en escena de las materias odoríferas artificiales no desplazó la figura del maestro perfumista, pero contribuyó a modificar la tradición.

El perfumista moderno debe poseer unas aptitudes naturales para el olfato y, además, experiencia de laboratorio, pero también conocimientos químicos y farmacológicos adquiridos en una escuela superior.

En consecuencia, su formación en el «arte del perfume» ya no se limita al territorio de un determinado maestro y a los conocimientos que éste quiera transmitirle.

Los aspirantes a perfumistas, sin olvidar que deben completar sus conocimientos y desarrollar su capacidad en los laboratorios de las grandes casas de perfumes, pueden seguir estudios en Francia, en la Ecole Givaudan-Roure de Argenteuil, en el Institut Supérieur International du Parfum, de la’Cosmetique et de l’Aromatique Alimentaire de Versalles y en la Universidad de Montpellier; y en Italia; en la Universidad de La Sapienza de Roma.

perfumesLa debida clasificación, etiquetación y conservación de las esencias es uno de los pilares en los cuales se. sustenta el complejo entramado que conlleva la elaboración de un perfume.

Artículos relacionados