Las grandes firmas del perfume

Hace más de dos siglos que perfumistas pioneros abrieron fábricas y establecimientos para comercializar las fragancias que mezclaban en sus rudimentarios laboratorios. En los albores del siglo XXI, las grandes marcas de cosmética y perfumería comparten con las casas de moda el gran mercado mundial de las fragancias.

Las primeras firmas de perfumería francesas se establecieron en torno a dos grandes núcleos; Grasse, en el centro de una campiña rodeada de flores, y París, donde se elaboraba el producto final y que, al mismo tiempo, era el centro de comercialización.

La Revolución Francesa de 1789 frenó la actividad de la elaboración artesanal de perfumes, pero a la subida al poder de Luis Napoleón había más de veinte casas de perfumería, que no cesaron de crecer, en parte porque la emperatriz Eugenia volvió a poner de moda las aguas olorosas.

En pocos años, Grasse fue reconocida como centro del perfume europeo, al mismo tiempo que las casas artesanales se industrializaban progresivamente y aceptaban los nuevos descubrimientos en el campo de la química. Para ello necesitaban grandes superficies, y se instalaron en los antiguos conventos abandonados. Dos de los primeros establecimientos fueron Lubin y Piver. El puerto de Carines y la llegada del ferrocarril contribuyeron así mismo a que los establecimientos se localizaran en Grasse.

fragancias

Uno de los primeros anuncios de la célebre agua de Colonia alemana Kölnisch Wasser N.°4711

Artículos relacionados