Modisto, a tus vestidos

Las grandes firmas de perfumes empezaron a mostrar su preocupación ante la proliferación de modistos perfumistas. Porque para muchos diseñadores, crear una fragancia que combine con sus vestidos se vuelve prioritario. Para Pierre Balmain, por ejemplo, es más importante el perfume que los accesorios. Y para colmo, cuando Christian Dior creó su New Look, una moda opulenta que rompió con las estrecheces de la posguerra, la acompañó con Miss Dior, una fragancia inolvidable.

La década de los cuarenta vio nacer otro perfume mítico, creado por una casa de modas: L’Air du temps, considerado uno de los cinco grandes de la historia de la perfumería, con su acorde floral especiado y su precioso frasco de Lalique con dos palomas entrelazadas en el tapón.

Yves Saint Laurent es el ejemplo de los modistos que crearon la marca de perfumería al mismo tiempo que abrieron su casa de costura. Los grandes éxitos que logró con Rive Gauche (1971) y sobre todo, con Opium (1977) son paralelos a la admiración que producen sus esmoquines femeninos.

El frasco opaco, diseñado por Pierre Dinand e inspirado en la laca de China, hace juego con el aroma especiado y oriental del perfume.perfumeElegante frasco diseñado por Mansau y Saujet para el perfume Van Cleef, de Van Cleef & Arpels, en 1993.

Artículos relacionados