Armani

Giorgio Armani nació en Piacenza; Lombardía, en 1933. Subyugado por el mundo de la moda; dejó los estudios cuando aún era adolescente para trabajar en el departamento de ropa masculina de los grandes almacenes La Rinascente. Poco a poco fue escalando posiciones hasta llamar la atención del diseñador Nino Cerruti; quien le confió la dirección de su firma cuando apenas contaba treinta y tres años.

En 1975 fundó su propia marca, la Giorgio Armani Company. En breve se situó entre los nombres más respetados y con mayores ventas de la moda internacional, privilegio que afianzó basándose en la dignificación de la ropa casual y cómoda. Armani fue tal vez el primer estilista en abordar las mallas y los tejanos (jeans) como si se tratara de prendas de alta costura, tendencia que en las décadas de los ochenta y los noventa había de imponerse en casi todo el mundo. En 1982 apareció en el mercado su primera fragancia para mujer, caracterizada por la acertada combinación de frescura y elegancia, con toques de rosa y jazmín. En cambio, para el primer perfume que creó para hombre, se decantó por una mayor severidad y por los aromas del vetiver y el almizcle.

Apodado cariñosamente Giò por sus allegados, Armani no dudó en emplear este divertido apodo para bautizar su nueva creación, un perfume que rompió moldes en su momento, 1992, y que aún hoy en día ocupa un puesto de honor entre los más vendidos del mundo. Según palabras del propio Armani, la fragancia de Giò se inspiró en los aromas de su retiro en Pantelaria; Sicilia, en la presencia del mar y en su promesa de largos viajes a exóticos parajes, que el diseñador supo evocar gracias a la mandarina, la vainilla o el nardo.

El éxito de Giò se vio refrendado por el de Acqua di Giò, un perfume con un aire dulzón y penetrante que le confiere una particular personalidad. Por si todo lo anterior fuera poco, Armani volvió a sorprender a propios y extraños con las gamas pour Lui y pour Elle, comercializadas al mismo tiempo. El diseño de ambos frascos, agresivo y minimalista, trasluce la convicción del creador italiano sobre la complementariedad de hombre y mujer.perfumeSofisticado frasco con vaporizador de pour Lui, de Armani, que ganó el premio a la mejor fragancia europea del año 1999 para hombre.

Otros perfumes de Armani

Acqua di Gioia

Artículos relacionados