Carolina Herrera

Nacida en Venezuela y afincada desde muy joven en Nueva York, Carolina Herrera presentó su primera colección en 1981. Sobrio, clásico e intemporal, su estilo conectó rápidamente con la crítica y el público. Su primera incursión en el mundo del perfume, Carolina Herrera, es una fragancia femenina de acusada personalidad floral, que juega con combinaciones de diversas clases de jazmín y nardo. Parte de su clamoroso éxito debe atribuirse, así mismo, a su espléndido packaging, auténtica sinfonía de lunares negros sobre fondo blanco, identificable de inmediato. En 1991 vio la luz su complemento masculino, Carolina Herrera for Men, perfume de aire clásico que pone el énfasis en la especia, el cuero y la madera.

Sin embargo, el auténtico salto de calidad de las fragancias Carolina Herrera tuvo lugar en 1996, con la irrupción de 212, así bautizada en honor del local neoyorquino de su firma de modas, y un arrollador éxito mundial desde el mismo momento de su comercialización. Se trata de una fragancia inclasificable; urbana y sensual; sofisticada y algo agresiva, que integró a su creadora en el grupo de los grandes perfumistas de la década de los noventa. perfumesLa personalidad propia, original y sofisticada de 212 se debe en gran medida a Carolina Herrera (en la imagen) y a su hija, Carolina Adriana, que tuvo una importante participación en la creación de la nueva fragancia.

Artículos relacionados