Carven

Carmen de Tommasso era una bella dama de la alta sociedad parisina, obsesionada por una especial preocupación: diseñar vestidos que favorecieran a las mujeres de pequeña estatura, como ella misma. Con este loable objetivo en mente, en 1945 abrió un taller de sastrería y presentó su primera colección bajo el nombre de Carven.
Aunque carecía de formación como modista su gran intuición y un competente equipo de colaboradores le granjearon un considerable prestigio. Un año después, una avioneta arrojaba sobre el centro de París miles de pequeños paracaídas verdes y blancos, de cada uno de los cuales colgaba un pequeño frasco de Ma Griffe, el primer perfume de Carven. Creado por Jean Carles, de la firma Roure, pertenecía a la familia Chipre y basaba su aroma en el jazmín, el neroli y el almizcle.

Ma Griffe obtuvo un rotundo éxito, sobre todo entre la juventud, y ha sido relanzado en numerosas ocasiones. Otros perfumes notables surgidos de la fértil imaginación de Carven fueron Vetiver, su primera fragancia masculina, aparecida en 1957 y relanzada en 1996, o uno de sus más recientes esfuerzos, Eau vive, un agua fresca y ligera que rebosa femineidad. perfumeMa Griffe by Carven: Sus notas de salida son chispeantes, frescas y secas a la vez. Esta sensación se debe, en buena parte, a elementos sintéticos, como la nota de gardenia, muy potenciada en Ma Griffe. También se aprecian notas hespérides, picantes y hasta algo agresivas. El corazón del perfume es floral, muy suave, sobre una base de musgo y maderas. Todo ello hace de Ma Griffe una fragancia elegante pero llena de vida y energía.

Artículos relacionados