Gucci

Guccio Gucci nació en Milán en 1881, hijo de un artesano. Cuando aún era muy joven, viajó a París y Londres, donde obtuvo el puesto de maitre d’hotel en el célebre Savoy. En 1920 regresó a Italia y abrió la primera tienda de la marca Gucci, especializada en la confección de complementos de lujo para la práctica de la equitación. Con la diversificación de sus actividades (bolsos, zapatos, pañuelos, moda…) llegó también la expansión: Florencia, Milán y, en 1959, Nueva York.

Con la llegada del estadounidense Tom Ford como diseñador jefe, Gucci se vio propulsada a la vanguardia de la moda y se convirtió en una de las firmas de ropa de alta costura con mayor volumen de ventas. Los inicios de la década de los noventa marcaron así mismo un giro estratégico en la confección de complementos, que pasó a concentrarse en la evolución de los productos más asentados en el mercado mundial.
En cuanto a la división de perfumes, tradicionalmente orientada hacia fragancias de la casa, más o menos clásicas, también la década de los noventa significó un sustancial cambio de orientación.

Así, cabe hablar de una transición desde las primeras fragancias —denominadas simplemente Gucci y numeradas al estilo de Chanel— hasta nuevos productos de la familia Hespéride, como Envy (1997) o Rush (1999), urbanos, cosmopolitas y dirigidos a un público joven o de mediana edad. perfumesGucci ha mantenido siempre un estilo moderno, sobrio y original para atraer a un público joven, como se aprecia en el diseño del frasco de Rush.

Artículos relacionados