Krizia

Cuando Mariuccia Mandelli, en 1954, decidió dedicarse profesionalmente a su gran pasión, la moda, adoptó el apodo de «Krizia» y abrió un taller en Bérgamo junto con una amiga de la infancia, Flora Dolci. A continuación, recorrió buena parte de las boutiques más importantes del país con muestras de su trabajo, en busca de eventuales compradores. El negocio empezó a rendir frutos y, en 1964, Krizia pudo realizar su primer desfile, al que siguió el traslado del negocio a Milán. La década de los setenta fue la de su confirmación a escala mundial, apoyada sobre todo en sus ingeniosas variaciones sobre la piel, y en particular en sus célebres abrigos «florales». Una vez asentada su condición de modista de primera fila, Krizia centró su atención en el mundo del perfume.

Sus fragancias poseen siempre notas de corazón de carácter floral y, a semejanza de su admirada Chanel, su presentación se articula alrededor de un packaging modular: frascos cuadrados o rectangulares y alternancia blanco/negro. Entre las numerosas fragancias comercializadas por Krizia cabe destacar, por orden cronológico, K de Krizia, Krizia Uomo, Moods, Krazy Krizia, Spazio Krizia Uomo, Fiori di Krizia y Easy Krizia. perfumesKrazy Krizia, una fragancia femenina de la familia Ámbar lanzada por Krizia en 1993.

Artículos relacionados