Loewe

Loewe es uno de los grandes nombres de la marroquinería mundial. Su historia se inició a mediados del siglo XIX con la llegada a Madrid de Enrique Loewe Roessberg, artesano alemán especializado en el tratamiento de la piel. Abrió un pequeño taller en la calle del Lobo junto con unos amigos, y allí empezó a comercializar sus productos, siempre sobre la base de la máxima calidad de la materia prima.

En pocos años la firma adquirió un sólido prestigio, que se consolidó en 1905 cuando fue designada proveedora oficial de la Casa Real. Durante este tiempo, el crecimiento de la empresa se ha apoyado en la calidad y la progresiva diversificación de sus actividades, que alcanzó su punto máximo con la presentación de sus primeras colecciones de prét-a-porter. Por lo que respecta a la perfumería, la trayectoria de Loewe se inició en 1972 con L de Loewe, una fragancia de porte clásico y floral, en un principio pensada para ser comercializada únicamente en las franquicias de la marca.

Sin embargo, las presiones de los mayoristas, convencidos de la calidad del producto y de la imagen de marca de Loewe, impulsaron a la firma a comercializarla en gran escala. Dos años después aparecía su primer perfume para hombre, Loewe para hombre y, en 1978, Loewe 2, una re formulación más urbana de su anterior fragancia femenina. En 1985, Loewe dio en el clavo con Aire, una fragancia ligera y floral, con toques de, entre otros, limón, mandarina, jazmín y sándalo, que se situó rápidamente entre las más vendidas del país. Tres años después repitió éxito con Esencia, su segunda fragancia masculina y un perfume muy elaborado, con centenares de notas olfativas perfectamente armonizadas. Firmemente consolidada su condición de líder en el mercado, en 1991 Loewe se permitió la elaboración de una fragancia de prestigio, Gala Loewe, barroca y exótica como pocas.

Tres años más tarde regresó al campo de los perfumes de consumo con Aura Loewe, de nuevo deliciosamente floral, alegre y refinada, que obtuvo un rotundo éxito de ventas.perfumeLa presentación de Gala Loewe refleja la elegancia y distinción del contenido, una fragancia que pertenece a la familia Ámbar y se caracteriza por una original combinación de notas florales, cítricas y aldehidadas.

Artículos relacionados