Mon París eau de toilette

Sólo se necesita una cosa para entender la última fragancia de Yves Saint Laurent: ganas de adorar más un cuerpo que un alma. Esta eau de toilette para mujer la han diseñado tres perfumistas: Olivier Cresp, Dora Baghriche y Harry Fremont.
El perfume se llama Mon Paris. Y bien mirado todo en él invoca una democratización de la ciudad del amor: no es París, sino “mi” París. Todas las grandes historias de amor que la ciudad ha contemplado las contempla también este perfume que se clava en tu corazón como una rosa de luz.
Flores blancas de jazmín van dentro de esta fragancia. La bergamota que contiene quema la carne. Y la frambuesa rompe tu lengua. Sí, este perfume está hecho para el amor. ¿Y qué es el amor sino un cuerpo en donde el amor se posa?
Por eso han elegido como imagen a la modelo canadiense Crista Cover: porque el cuerpo es el amor.
El frasco, de vidrio macizo, se corona de un lazo de alta costura que parece ropa interior de mujer. Parecen medias. El sexo y el amor puede que en la vida real no sean la misma cosa, pero Mon Paris hace que lo sean. El enamoramiento es el secreto de este perfume. Porque los enamorados necesitan concentrar su deseo en un olor. Y Mon Paris es dulce, tan dulce como una noche de alta fornicación con el mismísimo universo, con la vida en general. Póntelo y quema hombres, hazlo.

perfume

El frasco de vidrio macizo de Mon París recuerda la osadía de la chaqueta negra de un esmoquin.

Artículos relacionados