Moschino

La trayectoria de Franco Moschino ha estado marcada, desde sus inicios, por una iconoclastia que ha hecho de la alegría sin complejos su bandera. Por ello no debe extrañar que sus diseños reflejen una pluralidad de influencias casi infinita; en efecto, Moschino no se casa con nadie, ni siquiera consigo mismo.

Su trayectoria como perfumista ha sido siempre fiel a dichos principios; Moschino, su primera fragancia, se comercializó en un frasco adornado con una singular bandera italiana, mientras que Cheap & Chic, tal vez la más lograda de sus creaciones, adoptaba como imagen definitoria la silueta de Olivia, la pareja del personaje de cómic Popeye.

Las fragancias de Moschino comparten una filiación floral-especiada, aunque siempre presentan sorpresas y notas irónicas. Tal vez la mejor muestra de la extravagancia del diseñador italiano sea el frasco de Moschino Uomo (una fragancia cítrico-especiada por lo demás espléndida), bastante discreto excepto por la presencia de… dos boquillas.perfumesLos diseños de moda de Moschino, como el de este bolso, traducen un espíritu lúdico y desenfadado que se transmite a todas sus líneas de productos, incluida la perfumería.

Artículos relacionados