Paloma Picasso

Quizás la necesidad de crearse un nombre propio, por encima del apellido tan célebre que heredó de su padre, explique la personalidad impetuosa y original de Paloma Picasso, cuyas creaciones llevan un inconfundible sello personal. Hija del mejor pintor del siglo XX, según una extendida opinión, y de Françoise Gilot, una afamada escultora que se separó de Pablo Picasso cuando Paloma contaba sólo cuatro años, dio muestras desde niña de una fuerte personalidad y de una gran curiosidad que la llevó a interesarse a un tiempo por la joyería, la cosmética y la perfumería, siguiendo en este último caso la tradición familiar de su abuelo, Émile Gilot.

Estudió diseño de joyas en la escuela Braun de París, y más tarde en Italia, pero la muerte de su padre, en 1973, la obligó a dedicar un tiempo a catalogar el elevado número de obras que componían su herencia y a defender sus derechos como heredera. El primer gran éxito de su carrera fue el contrato firmado con Tiffany en 1980, para lanzar una colección de joyas, cuyos diseños sorprendieron por su tamaño inusual y las arriesgadas combinaciones de piedras preciosas. El segundo, aún más resonante, fue el lanzamiento del perfume Paloma Picasso por la casa L’Oréal, en 1985. Creado en colaboración con Francis Bocris, de Créations Aromatiques, se trataba de un perfume intenso y singular, resultado de una combinación floral-aldehidada con notas animales y de madera.

Paloma Picasso se encargó también de la publicidad y la imagen, convencida de que lo más importante era crear una identidad y un estilo propios para el nuevo perfume. Si muchos de los que habían invertido en sus proyectos hasta entonces lo habían hecho pensando más en la publicidad del nombre, a partir de ese momento nadie puso en duda su capacidad y talento a la hora de definir un estilo propio con el que muchas mujeres se identificaban.

En 1987 apareció una línea de baño elaborada por Paloma Picasso, Mon Corys, y en 1992 su segundo perfume, Minotaure, esta vez destinado al hombre y con una fragancia oriental. Recientemente ha aparecido un tercer perfume creado por Paloma Picasso: Tentations.perfumePocas veces en la historia de la perfumería se ha llegado a identificar tanto un perfume con el estilo y la personalidad de su creador, como en el caso de Paloma Picasso. La hija del genial pintor no sólo participó activamente en el diseño de la fragancia, sino que fue un elemento crucial en la publicidad.

Artículos relacionados