Pierre Cardin

Pierre Cardin nació en 1922 en San Biagio, en el seno de una familia de emigrantes italianos, creció en la ciudad francesa de Saint-Étienne. A los diecisiete años se trasladó a Lyon, donde empezó a trabajar en una sastrería. Tras varios años de aprendizaje del oficio, una afortunada coincidencia le permitió conocer a Jean Cocteau, para quien realizó algunos diseños que aparecieron en el filme La bella y la bestia (1947). La película obtuvo un gran éxito, sobre todo gracias a su extraordinaria escenografía, y Cardin fue llamado por Christian Dior para integrarse a su recién formado equipo.

Tras permanecer cuatro años con Dior, en 1950 abrió su propio establecimiento, que en sus inicios se dedicó a la confección de vestuarios para espectáculos operísticos y teatrales. Tres años más tarde presentó su primera colección de alta costura, y en 1954, abría, en el Faubourg St. Honoré, una tienda de moda de alta calidad pero fabricada en serie: había nacido el prét-á-porter.

Al margen de su destacada labor como diseñador de moda, Cardin, como tantos otros creadores en dicho ámbito, vio en el perfume el medio ideal para complementar su propuesta estética. Así, en 1963 apareció Bleu Marine, que produjo un notable impacto (hasta el punto de ser reeditada más de veinte años después) y fue seguida por una larga serie de fragancias notables, como Singulier(966), Geste (1969), Pierre Cardin pour Monsieur (1972) y Cardin de Cardin (1976). Innovador impenitente, Cardin no descansó hasta dejar su huella también en el campo de la perfumería; lo que consiguió en 1981 con Choc, su séptima fragancia. Al margen del peculiar diseño del frasco; de suaves formas esféricas y muy conceptual, Choc fue uno de los primeros perfumes en combinar con acierto aromas frutales —papaya, mango— con especias y flores tradicionales —vetiver, ylang ylang—; iniciando una auténtica fiebre por las fragancias chipre-afrutadas.

Tras la resaca de Choc, Cardin retornó a una línea más tradicional, como muestran sus más recientes productos: Rose Cardin (1990), Énigme (1992), Ophélia (1996) o Centaure (1997), este último ofrecido en cinco versiones diferentes, todas ellas con el cuero como aroma predominante. perfumeDiseño del frasco de Rose Cardin. Se trata de un perfume de la familia Chipre, con notas florales, lanzado en 1990.

Artículos relacionados