Rochas

La aventura de Marcel Rochas en el mundo de la moda comenzó en 1925, cuando, siendo aún muy joven, abrió su primer taller de alta costura en París. En los años siguientes demostró su capacidad creativa y su sentido de la moda con innovaciones como el abrigo tres cuartos o la falda con bolsillos. En la época anterior a la guerra, Rochas ejerció una profunda influencia en la alta costura parisina gracias, sobre todo, a su concepción moderna de la mujer, que lo convirtió en el modisto de grandes actrices como Katharine Hepburn y Marlene Dietrich.

Sin embargo, la revolución de Rochas en el mundo de los perfumes comenzó durante la ocupación de Francia, cuando se asoció con Albert Gosset y ambos se pusieron en contacto con el perfumista Edmond Roudnitska, que trabajaba, en solitario y con escasos medios, desde hacía algún tiempo, en un perfume muy especial. La nueva fragancia, Femme, salió al mercado al término de la guerra, y fue también el regalo de boda de Marcel Rochas para su segunda esposa, Héléne, a quien había conocido durante la ocupación, cuando ella sólo tenía dieciocho años. En los años siguientes destacó, sobre todo, el lanzamiento de Moustache, una línea completa de productos para hombre que obtuvo un gran éxito. La prematura muerte de Marcel en 1955 significó el cierre del taller de alta costura, pero su esposa Héléne decidió continuar con la sociedad Parfums Rochas, tarea que desempeñó con relativa facilidad gracias al estrecho conocimiento que tenía de la empresa por su proximidad a Marcel, y también por su gran sentido de la moda y la imagen.

Fue la primera creadora que dio su nombre a un perfume: Madame Rochas apareció en 1960 y resumió el nuevo estilo, menos arriesgado que el de Femme pero de gran elegancia y refinamiento. Otro momento importante en la historia de la nueva etapa de Rochas fue el celebrado lanzamiento de Eau de Rochas, en 1970, cuyo éxito llega hasta nuestros días. En un continuo proceso de adaptación a los cambios sociales, como quedan reflejados en la moda y el estilo de la mujer, la casa Rochas ha ido evolucionando y ofreciendo nuevas líneas de perfumería, entre ellas Mystére (1978), Byzance (1987), Eau de Rochas pour Homme (1993) y Tocade (1994); por mencionar sólo algunas de sus mejores propuestas.perfumeFemme: Su nombre no induce a engaño, pues Femme es un perfume rotundamente femenino, una mezcla de pasión y candidez muy sugestiva. El centro del perfume muestra todas las características de un Chipre, con acordes de musgo de roble, pachuli y láudano, a las que se han añadido notas amaderadas, clavel, comino y cardamomo. Esta base cálida se amplía con algunos acordes florales, entre los cuales destaca una nota de lila muy marcada. Una combinación feliz que le confiere un aire indefinido y, por eso mismo, evocador.

Artículos relacionados